CURSOS MULTIMEDIA Y LA DEMOCRATIZACIÓN DE CONTENIDO

CURSOS MULTIMEDIA Y LA DEMOCRATIZACIÓN DE CONTENIDO

Que mejor inicio para un blog que hablando de lo que debería ser el inicio del mundo e learning, el contenido de los cursos multimedia.

Resulta complicado comenzar la aventura de escribir un blog, más si cabe, con la responsabilidad de hacerlo desde un punto de vista empresarial, donde sin duda hay que medir adecuadamente todo lo que se escribe, cómo se escribe e incluso cuándo se escribe.

He elegido un tema que no he visto en ningún debate de los muchos por los que he navegado durante los últimos meses y aunque realmente no sé si no aparece por su falta de interés en el mercado o simplemente porque los intereses comerciales del mundo eLearning y la formación prefieren mantenerlo oculto, me resulta, al menos, sugerente.

Cuando se habla en términos de democratización de algo, el término parece indicar que algo positivo sucede con esa cuestión; por lo tanto, la falta de esa democratización debería sugerirnos lo contrario. Y esa es la sensación que tengo desde que vengo analizando lo que sucede con el desarrollo de contenidos para cursos multimedia en el sector de la formación en España.

Es cierto que al sector se le han vendido las indudables ventajas de este tipo de formación, pero, no lo es menos, que se le han ocultado las enormes dificultades y costes que existen para llegar a tener la capacidad de poder desarrollarla.

Más bien al contrario, en lugar de hablar de esas dificultades, en el mercado aparecieron una serie de agentes a los que les interesó llegar ya con la solución bajo el brazo: “no es necesario que desarrolles contenidos eLearning para tus cursos multimedia, nosotros lo hemos hecho por ti y basta con que nos los alquiles para triunfar en este nuevo mercado”.

Parece como si el problema se hubiera solucionado antes de aparecer, o incluso que no hubiera llegado a existir nunca. Basta con que la gran mayoría de centros dedicados a la formación en España se conviertan en meros prescriptores de alumnos a cambio de una “razonable” comisión. Pero como esto queda muy “feo”, es mejor venderlo bajo la falacia de que ante los enormes costes de inversión que supone la entrada en el desarrollo de formación online, es mucho mejor “licenciar” los cursos que otros ya han generado.

No hago una crítica de la solución en sí misma, porque efectivamente estoy de acuerdo con que esa es una solución necesaria. Pero no puedo compartir las enormes barreras a la competencia que se han generado para poder entrar al negocio de la formación online y salirse de ese modelo. Ni siquiera salirse, es complicado incluso compatibilizar esa necesaria opción con la deseable capacidad para el desarrollo propio.

Cuando nuestra formación adolece de un exceso de dependencia de la Administración (¿nacional?, ¿autonómica?, …) y ésta impone el nuevo modelo sin definir unas “reglas de juego” claras y específicas, sólo consigue introducir incertidumbre en un sector que ya lleva muchos años perdido y en crisis (entendiendo la acepción de “crisis” como “momento de cambio”). Esta falta de rumbo, de definición y de apoyo ha permitido a ese modelo acaparador de pocos actores crecer hasta el punto de que hoy muchas entidades, grandes y pequeñas, ven imposible comenzar a desarrollar sus propios conocimientos en formato eLearning.

Llevo 15 años escuchando al sector de la formación en este país y tratando, desde una modesta posición, de adaptar adecuadamente las soluciones que ofrecemos en STYLO Digital a sus necesidades. En estos momentos resulta frustrante como la falta de democratización en el desarrollo de contenidos eLearning parece asumida por el sector y éste no reacciona en defensa de su propia supervivencia como agente con entidad y capacidad propia.

Explicar a los centros de formación que deben asumir que desarrollar cursos multimedia de calidad  tiene un coste, pero que debe y puede afrontarse si se desea seguir siendo un agente formador y no sólo un vendedor de cursos es nuestro nuevo reto. Hacerlo adaptándonos a las necesidades reales de los clientes, ajustando esos costes a la rentabilidad posible para ambas partes, y hacerlo de la mano y de forma conjunta con ellos, son los factores clave que conforman nuestra hoja de ruta que hoy comienza. Y todo ello sin perder de vista al alumno, que es el centro de la razón de ser de cualquier acción formativa online.

Nuestra capacidad para desarrollar cursos multimedia atractivos, de alta interactividad, en el formato scorm generalmente aceptado por cualquier plataforma LMS y hacerlo de una manera personalizada y ajustada a las necesidades concretas de cada cliente, con independencia de su tamaño o presupuesto, persiguen la democratización en el desarrollo de contenidos eLearning para la formación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CLOSE
CLOSE